Una de las conductas que más dudas nos sugiere es cuando el perro gruñe al bebé o a los niños. ¿Qué es el gruñido? ¿Por qué mi perro gruñe al peque? ¿Qué hacer cuando el perro gruñe al bebé o a los niños? ¿Debo regañar al perro? Precisamente estas son las preguntas a las que responderemos en este post.

Conocer las señales de calma del perro es clave para la convivencia especialmente cuando tenemos peques en casa. Los perros no tienen la posibilidad, como nosotros, de comunicarse a través de las palabras sino que lo hacen principalmente a través del lenguaje no verbal y a través de los ladridos. Por ello conocer las principales señales de calma y saber que significan será clave para entender y conocer mejor  nuestro perro y a los perros en general.

Además es importante que enseñemos a los peques a reconocer señales como de amenaza o agresión, señales de miedo o de estrés con el fin de que ellos mismo también puedan conocer y comunicarse mejor con el perro como uno más de la familia.

Un libro que siempre recomiendo a todas las familias que lean es el libro de “Señales de calma” de Turid Rugaas, un breve libro que aporta la información necesaria para conocer el lenguaje no verbal de nuestros queridos compañeros de 4 patas.

¿Qué significa el gruñido del perro? 

El gruñido es una forma de comunicación y hay diferentes tipos de gruñido. Podemos tener gruñido de juego, de sobreexcitación, de amenaza o de aviso.

En este caso hablaremos del gruñido como forma de aviso o amenaza. A través de este tipo de gruñido el perro pretende avisar o comunicar que algo no le gusta o incluso le molesta

Puede que el gruñido sea evidente, el perro muestra los dientes y gruñe intensamente mientras ladea la cabeza o mira de reojo. O quizá es menos evidente, tan solo levanta un poco los belfos o gruñe levemente sin apenas mostrar los dientes. En cualquiera de los casos debemos ser conscientes de que tras el gruñido puede haber una mordida. Pero es que además cuando la intensidad del gruñido es muy alta la probabilidad de una agresión también es mayor.

Es importante que analicemos la situación para identificar el motivo y actuar en consecuencia, pero en ningún caso debemos corregir o regañar al perro, veremos más adelante el porqué.  

Razones o posibles causas por las que el perro gruñe al bebé o al niño

Como hemos visto hay diferentes tipos de gruñidos y algunos se pueden producir dentro del juego o por sobreexcitación.

Pero cuando hablamos de gruñido de amenaza  o aviso pueden deberse a algunas de las siguientes causas aunque algunas de ellas están directamente relacionadas.

  • Por miedo. A menudo los perros se agrupan ante un estímulo que les produce miedo con el fin de alejarlo.
  • Por estrés. Un perro con un nivel de estrés alto puede percibir el entorno o el estímulo como ➕ o ➖ amenazante. O incluso ver una amenaza que no es real.
  • Dolor. A veces ante un dolor crónico o puntual los perros pueden gruñir manifestando así su incomodidad de la misma forma en que nosotros nos quejamos. Una revisión veterinaria para descartar una lesión o enfermedad o diagnosticar y tratar si fuera el caso será cave para extinguir la conducta y evitar que vaya a peor.
  • Amenaza. Ante lo que el perro pueda considerar una amenaza puede intentar defenderse con el gruñido. Es por ello que algunos perros gruñen por ejemplo cuando el peque se acerca al comedero, puede sentir como una amenaza el hecho de que el bebé se acerque a su comida. 
  • Por posesión. Aunque está directamente relacionado con el miedo o la amenaza, el perro gruñe cuando tiene algún objeto de valor (juguete o comida). En estos casos y con el fin de evitar accidentes en casa lo mejor es contar con la ayuda de algún profesional de tu zona algún objeto a través de refuerzos positivos y no a través del castigo. Se trata de enseñar al perro que no hay nada que proteger no de castigarlo cuando protege algo que considera suyo o que tiene un alto valor para él.
  • Mala asociación. El dolor por ejemplo puede llevar al perro a crear una mala asociación con el bebé. Así es posible que si sintió dolor al moverse por ver venir hacia él al bebé es posible que termine por condicionar el dolor a la presencia del bebé y es por tanto probable que comience a gruñir tan solo ante la presencia del bebé.  Además la falta de normas en la convivencia, la falta de comunicación, educación y respeto por parte de peque hacia el perro o una mala experiencia puntual pueden llevar al perro a rechazar al peque.

¿Qué hacer cuando el perro gruñe al bebé o a los niños?

Lo ideal es que podamos anticipar cualquier situación que pueda incomodar al perro y por tanto producir esta conducta. Establecer normas y límites, establecer rutinas y educar a ambos en el respeto mutuo será clave para evitar por un lado situaciones de estrés para el perro o situaciones incómodas que comprometan la seguridad del perro o el pequeño.

Pero cuando llegue el momento tengamos que intervenir lo haremos sobre la situación que provoca el gruñido. De esta manera si el perro gruñe porque el bebé se acerca a su comida evitaremos que el bebé le moleste cuando come (una de las normas básicas de convivencia entre perros y niños) o evitaremos que el comedor esté a su libre disposición. Estableciendo horarios de comer para el perro que le ayudarán por un lado a tener un rutina y además evitaremos que tenga la necesidad de protegerlo.

Cuando un gruñe tan solo ante la presencia del bebé deberemos analizar las causas. Si bien es por un mal condicionamiento a causa del dolor de alguna lesión o enfermedad tratarlo será clave para revertir la situación y restablecer el vínculo afectivo entre ambos. O si bien se debe a alguna experiencia negativa previa bien con el propio bebé o quizá con algún otro niño que le ha llevado a generalizar. 

En este caso deberemos revertir la situación, reestablecer el vínculo y la confianza del perro hacia el peque favoreciendo experiencias positivas que los ayude a mejorar la relación y el vínculo.

Evitar también, en la medida de lo posible, aquellas situaciones que producen estrés al perro y por tanto pueden desencadenar el gruñido.

Si gruñe cuando lo acariciamos muy probablemente esté asociado con dolor y por tanto deberemos visitar al veterinario para una exploración exhaustiva.

En definitiva, es muy importante que favorezcan una buena relación entre el perro y el niño educando al niño a dirigirse al perro con cuidado y respetando en todo momento su espacio, descanso, hora de comer… Enseñar además al peque como cuando y donde acariciar al perro.

Si además tenemos sospechas de que el gruñido pueda venir derivado del dolor, una visita al veterinario para tratar la lesión que produce el dolor será clave. Además, puedes habilitar un espacio de descanso en alguna estancia tranquila donde no se sienta invadido por el bebé.

¿Por qué no debemos regañar al perro cuando gruñe?

Teniendo en cuenta que el gruñido es una forma de comunicación a través de la que el perro nos indica que algo no le gusta no sería lícito regañar al perro por ello. Pero es que además si regañamos al perro por gruñir, si cortamos su forma de comunicación es muy probable que ello dé lugar a una conducta aún peor como es morder.

Ignorar le gruñido es otra de las cosas que no debemos hacer. Por ello siempre debemos intervenir sobre la situación con el fin de evitar que vaya a mayores y lo que ahora es solo un gruñido pueda llegar a algo peor.

Pensar que no es capaz de morder… Muchas veces me he escuchado esta frase “Mi perro no sería capaz de morder…” “Mi perro gruñía pero nunca imaginé que pudiera ser capaz de morder” Quizá sea por el hecho de que sea nuestro perro el que nos hace pensar que que sería incapaz de hacer algo así.

Sin embargo y lejos de hacernos daño es la forma de defenderse que tienen y debemos ser conscientes de que CUALQUIER PERRO ES CAPAZ DE MORDER Y LO HARÁ SI ES NECESARIO Y SE SIENTE AMENAZADO.

Así que espero que tras leer este post tengas en cuenta la importancia de conocer las diferentes señales de calma, entiendas que quiere decir tu perro cuando gruñe y hayas aprendido como intervenir y que no hacer. Pero si tienes alguna duda o pregunta estaré encantada de poder ayudarte. Escríbeme a través del formulario de contacto o a través de comentarios y te responderé tan pronto como pueda.


Puntuación: 1 de 5.
Compartir en
Pin Share
¿Por qué mi perro gruñe a mi bebé o a los niños?
close

Únete a la lista y descarga tu guía GRATIS

Aprende como mejorar la convivencia entre tu perro y tu peque a través del juego

¡No enviamos spam! Lee nuestra política de privacidad para más información.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.